Glosario

Bodhisattva: literalmente: ser que despierta. Con su práctica, con su despertar, el bodhisattva ayuda naturalmente a todas las existencias. Jukai, la ordenación de bodhisattva que reciben los laicos, señala la entrada en la vía del Buda.

Dharani: Mantra, «fórmula mágica» con un sentido profundo o que infunde un estado de espíritu destinado a protegernos. No se trata de un texto traducido, sino de sílabas cargadas de energía que, cuando se recitan, en sí mismas tienen un poder. El poder del Dharan¡ es mucho más activo si se canta con corazón sincero y fe pura, con la mente concentrada y el corazón abierto.

Dharma: la Ley, el principio que rige el universo, la realidad tal cual es en su totalidad. El universo es uno, todas las existencias tienen la misma naturaleza; cuando todas las existencias siguen la Ley del universo, todo está en equilibrio, todo está en armonía, todo es Buda. Shakyamuni Buda y los maestros zen siempre han enseñado esto; por eso Dharma significa también Enseñanza.

Do: la Vía. Es el dharma del Buda. No tiene comienzo ni fin, sin meta; avanzar en la Vía es en sí mismo realización.

Dojo: El dojo no es un lugar ordinario, es la sala en la que se practica. Cuando uno entra en el dojo, abandona naturalmente toda preocupación personal y se concentra en cada instante en la forma de andar, de sentarse, etc., con la mente abierta, presente en la realidad del instante.

Despertar: Sentado en zazen, el Buda despertó a la profunda realidad de todas las cosas (Buda significa el Despierto). Toda su enseñanza surge de la claridad de su mirada despierta. Uno no practica zazen para obtener el despertar pues zazen en sí mismo es despertar. Zazen nos abre a nuestra verdadera naturaleza, a la naturaleza de Buda. El despertar es la condición normal, natural, del espíritu.

Fuse: Es el don desinteresado que no espera nada a cambio, que no tiene motivación egoísta. Fuse es una de las Seis Paramitas, las seis perfecciones de sabiduría. El universo entero vive en función del fuse: dar-recibir. Podemos dar bienes materiales, pero también podemos dar nuestro tiempo, nuestra energía, nuestra concentración, etc. Difundir la enseñanza también es un don.

Gassho: Gesto de respeto, gratitud o veneración. Con las manos unidas a la altura de la cara, palmas unidas, antebrazos horizontales. Este gesto en sí mismo crea unidad y armonía.

Godo: En la tradición de los templos zen Sôtô, el godo es el enseñante y educador. En el dojo está sentado frente al maestro, al fondo del dojo. Tras la muerte del maestro Deshimaru hemos llamado godo a los enseñantes que no habían recibido aún la transmisión. Hoy la mayoría de ellos son kyoshi: maestros-enseñantes.

Hishiryo: La conciencia durante zazen que no procede de lo mental. Durante zazen los pensamientos aparecen y desaparecen naturalmente. Si dejamos que este proceso se desarrolle libremente, sin dar cuerpo a los pensamientos, sin tampoco pretender huir de ellos, la mente se apacigua por sí misma y surge la conciencia hishiryo, más allá del pensamiento y del no pensamiento, consciencia absoluta. Es el pensamiento del cuerpo-mente en unidad con todo el universo. Hishiryo es lo indecible, que no se puede explicar, pero que se puede experimentar durante zazen natural e inconscientemente.

Kesa: El kesa es la vestidura de Buda, vestidura del despertar transmitida de maestro a discípulo y que los monjes llevan. En el origen es una unión de piezas de tela usadas, lavadas, teñidas y cosidas cuidadosamente de forma tradicional.

Kin-hin: Concentración de zazen en la acción de caminar. Se practica kin-hin en el dojo, entre dos períodos de zazen. La mente concentrada en el lento caminar armonizado a la respiración.

Kusen: Enseñanza oral durante zazen.

Kyoshi: Enseñante de la escuela Sôtô.

Mondo: Enseñanza en el dojo materializada a través de las respuestas del maestro a las preguntas del discípulo.

Mushotoku: Sin búsqueda de provecho, ni material ni espiritual. Zazen se hace realidad cuando la mente es mushotoku, sin meta, sin intención, sin cálculo. No hay nada que buscar, nada que obtener. El universo entero funciona a partir de mushotoku.

Roshi: Maestro experimentado.

Samu: Trabajo para la comunidad, mushotoku. El samu es uno de los aspectos de la práctica; es el espíritu de zazen en todas las acciones de la vida cotidiana: servir a los demás, preparar el alimento, limpiar, cultivar el huerto…

Sangha: Es la comunidad de monjes y monjas y, por extensión, en Occidente los laicos ordenados y todas las personas que practican juntas. El mismo término designa al grupo de practicantes reunidos en un templo en torno a un maestro, a mayor escala, el conjunto de las personas que practican zen Sôtô (o budismo). Cuando se recibe la ordenación de bodhisattva, se toma refugio en los Tres Tesoros: Buda, Dharma, Sangha.

Sesshin: Retiro en una sesión de práctica de larga duración: entre 2 y 9 días. Olvidando todas las preocupaciones habituales, nos sumergimos en la práctica. Haciendo hincapié en zazen y en todas las acciones de la vida cotidiana: zazen, ceremonia, samu, estudio. De esta manera uno se puede abrir a su verdadero espíritu original, a la naturaleza de Buda compartida con todas las existencias.

Shikantaza: Solo sentarse. Consagrarse del todo a zazen, con el cuerpo-mente en unidad, abandonando todo, incluso la idea de yo, solo sentado, sin más. Una existencia en el universo, «una llama sobre un zafu».

Skanda: Los cinco skandha, los agregados que constituyen la vida, el funcionamiento del cuerpo y de la mente de los humanos. Shiki: la materia, las formas; jû: las percepciones que recibimos a través de los órganos de los sentidos; sô: las sensaciones; gyô: las acciones y shiki: la conciencia personal.

Sutra: Los sutras son las enseñanzas del Buda, o atribuidas al Buda, que se han puesto por escrito. Una parte de los textos recitados durante las ceremonias son extractos de sutras.

Teisho: Enseñanza oral en forma de conferencias pronunciada por el maestro.

Tenzo: Responsable de la cocina en el templo o en la sesshin. El tenzo no es un simple cocinero, es un monje antiguo, un educador. En la tradición tiene un lugar importante en el templo.

Zafu: Cojín redondo lleno de materia vegetal (miraguano), para sentarse durante zazen, que permite bascular la pelvis hacia delante y apoyarse en el suelo con las rodillas mientras se estira la columna vertebral hacia arriba.

Zazen: Za: estar sentado; Zen: recogimiento. Zazen es en sí el despertar. Es la experiencia directa de la última realidad. Gracias a la práctica de la concentración (samadhi), la mente se apacigua, la idea de yo se desvanece, con el cuerpo y mente abandonados, y uno vuelve inconscientemente a la verdadera naturaleza, la naturaleza de Buda, en unidad con todas las existencias, con el cosmos. Buda despertó sentado en zazen. Toda su enseñanza, «el budismo» nace de esa experiencia viva.

Zen Sôtô: En el origen, es una de las escuelas del Ch’an (zen) chino. El nombre surge de los maestros Tôzan Ryokai y Sôsan Honjaku (siglo IX). En el siglo XIII el maestro Dôgen, al volver de China, transmite el linaje Sôtô en Japón y fundamenta los principios de lo que será la tradición del zen Sôtô. El zen Sôtô prioriza shikantaza, la postura sentada de cara a la pared, y el despertar silencioso, sin el soporte de koan ni de palabras durante la meditación (ver «Los principios del zen Sôtô).


 

Hosetsu Laure Scemama.

Español